Español - English

  
  
  

REGENERACIÓN ÓSEA

 

Frecuentemente, la pérdida de un diente viene acompañada de la pérdida de parte del hueso y la encía que lo rodeaban. En estos casos nos vemos obligados a llevar a cabo intervenciones de regeneración ósea encaminadas a reponer los tejidos perdidos con fines tanto funcionales (poder colocar el implante) como estéticos (principalmente en los dientes involucrados en la sonrisa o “zona estética”).

Estos procedimientos, que realizamos previa o simultáneamente a la colocación del implante dental, son conocidos habitualmente con el nombre de injertos óseos o injertos de hueso, aunque cuando se hacen con fines estéticos también se utilizan injertos de encía.

Para conseguirlo, en algunas ocasiones recurrimos a coger partículas de hueso de otra parte de la boca, a la que denominaremos “zona donante”. Por ejemplo, podemos utilizar como zonas donantes el área de la muela del juicio o del mentón. Es cierto que esta técnica de injerto de hueso aumenta las molestias post-operatorias, porque hay que intervenir en dos áreas en lugar de sólo en la zona del implante. Pero gracias a sustitutos de hueso de origen animal, ahora también podemos llevar a cabo la regeneración ósea evitando estas molestias. Estos materiales cumplen con todos los criterios de seguridad y eficacia y han demostrado su alta eficacia tanto en el ámbito de la implantología como en otras especialidades médicas.

 

 

 

 

Acreditaciones   Certificaciones Academicas   Alianzas Estratégicas 
biomet-logo